martes, 4 de diciembre de 2007

Langoliers

Creo que todos han escuchado en algun momento u otro el autor de Stephen King. Conocido por sus historias de miedo, hasta ahora no habia tenido oportunidad de leer alguna de sus obras. Afortunadamente me regalaron uno de sus primeros libros: "Las cuatro despues de la noche". Es en si una compilacion de varias historias de el, pero solo he leido la primera de Langoliers.

Sin contar mucho de la historia, trata de un grupo de personas que toman un vuelo, y como es largo, se quedan dormidas. Al despertar encuentran que son las únicas que están en el avión, incluyendo una ausencia del piloto. Sin tener alguna explicación, ellos buscan la verdad de que paso.

La historia la verdad me gusto y me tuvo leyendo sin parar por varios dias. Para ser la primera historia que haya leído de Stephen King, se me hizo buena. Tiene buena narrativa y te atrapa con sus detalles.

Recomiendo esta historia. No se de las otras mucho porque no he tenido tiempo de terminarlo.

lunes, 5 de noviembre de 2007

Necronomicrón

Como regalo de cumpleaños, mi hermana me regalo mi deseado libro de NECRONOMICON, el cual, le tengo un gran aprecio. Tengo comentarios acerca de este libro, que esta escrito por el diablo, también por el loco de Lovecraft, ya que tiene un estilo al del escritor; entre tantas dudas, podemos localizar el libro de los muertos. El cual trata la historia de un joven llamado Abdul Alhazred y su aventura por el terrible del desierto al cual fue arrojado por desposarse en secreto con la hija del rey al cual, le tuvo mucho aprecio. Tras muchas terribles cirsustancias, Abdul, logra encontrar en muchas partes de su viaje, la cultura "arcana", sus secretos y más magias para tratar con los muertos. Un libro interesante y que es, solo para personas que desean tener una cultura en general de este tipo de temas.
Les dejo lo que cuenta en la contra portada.

"En estás páginas se encuentran relaciones de las criaturas que viven más allá de las altas esferas; de ciudades perdidas y de otros lugares olvidados por la memoria de la humanidad; y, lo más pernicioso todavía, el modo de convocar las almas de los muertos, haciéndolas volver a su barro mortal, y de arrancarles, por medio de tormentos, los secretos que yacen ocultos en las raíces del mundo, en cuevas oscuras y bajo las profundidades de los mares...
Todo ello sería motivo suficiente para arrojar este libro a las profundidades del infierno, si no fuera porque las enseñanzas de esta obra malvada permiten controlar, de varios modos, a los seres de poder maligno que viven entra las estrellas y amenazan la continuidad msima de nuestra raza.
Guardad bajo llave y sujetas con cadenas todas las copias que se saquen de este texto latino. Que ningún lector desvele su existencia a los ignorantes, incapaces de llevar una carga tan grave. Que sea maldita ante Dios y ante sus ángeles el alma que aspire a pracitar lo que está escrito en estas páginas, pues se condenará a sí mismo con solo albergar la tentación de cometer un acto tan terrible de profanación. Más le valdría que le quemaran los ojos con carbones ardientes y que le cosieran los labios con hilo de lino, antes de que leyera en voz alta las palabras que se contienen en este libro, escritas en la lengua olvidada que nucan deben pronunciar los hijos de Adán, sino solo esos que no tienen boca y que viven en las sombras entre las estrellas."
OLAUS WORMIUS
Del prefacio de la traduccción latina del siglo XIII del Necronomicón.

miércoles, 24 de octubre de 2007

¡Hasta el otro año!

La feria del libro culmino con un porcentaje menor al del año pasado; relativamente un 15% disminuyó a comparación del año pasado. Es decir, las personas ya no les interesa leer. Una alarmante noticia, aunque también decepcionante. Pero, de eso no es de lo que deseaba hablar respecto a la Feria del Libro en Monterrey, si no de lo que encontré y como nuevamente, me vuelve a decepcionar.

Para empezar, en las computadoras, donde te pueden dar referencia de localizar un libro dentro de las cuadras de feria, estaban lentísimas o bien, (como la mía) simplemente no funcionaba. Había gente con cara de frustración cuando los encargados de la feria le daban con señas al aire, como dar con cierta editorial. Sinceramente, creo que deben de mejorar la localización de los locales.

Al no tener un resultado favorable, ya que buscaba el libro de Walter Moers, "La ciudad de los Libros soñadores", lo cual en toda la feria no tenían, mi hermana, si logró comprar al menos dos del mismo autor "Mi vida en la Atlántida" y "Mi vida en el gran Bosque". Sin embargo, no eran los libros que buscaba. No me pregunten como los localizó, solo sé que dio con ellos.

Después de ir y venir en las cuadras, localizamos el libro que mi hermana buscaba y que localizo en la editorial (...) y es la biografía de Virginia Woolf (Quentin Bell), la cual, es la más precisa de la famosa escritora. Ella si que salió feliz de esta feria. No había mucha varierdad de libros, incluso, pensaba que Editorial Gandhi, traería sus mejores "cosechas" pero al parecer, solo trajeron libros que pueden venderse a precio barato. Nada de mi interes, y una de las dos únicas editoriales en toda la feria de libro que podían tener el libro que buscaba. La otra es "La ventana" pero por desgracia, esta no fue invitada; desconozco los motivos de su ausencia.
Sinceramente, me decepcionó tremendamente Editorial Gandhi, pensaba que trairía algo más "cultural" pero veo que el interes es solo vender y no cultural. Solo les doy un punto a favor por su variedad de libros en las sucursales... De ahí en fuera, nada de su stand podía rescatarse, a excepción (siempre) de la antiguas literaturas.

Otro punto no a favor, fue que en algunos stads, decían: "Oferta" y triste encuentro, era que por ejemplo, el libro del NECRONOMICON, mi hermana lo compro en 300 pesos y en un stand de la feria del libro, decía un cartel de color verde fosforecente "OFERTA aproveche" precio por feria 300 pesos. ¿Cuál era en sí la oferta? Mismo libro, con pastas duras y mismo autor, ¿había oferta o engaño?

El espacio de la feria del libro tuvo que ser reducida para el FORUM de las CULTURAS, de la cual muy pocas personas podíamos ver entrar. Así que debido a esto, el espacio para caminar se redujo aún más y haciendo esto muy difícil de transitar y de mirar libros. Como cada año, no hay sillas para descanso, entre las orillas del pasillo; mis padres no fueron una por ese detalle y dos por el caro estacionamiento. ¡Nos cobraron cincuenta pesos por un estacionamiento deprimente y que tardamos como veinte minutos para localizar un cajón! ¿Usted pagaría cincuenta pesos por un pésimo estacionamiento, sin techo y muy retirado del evento?

Espero que el proximo año, pueda encontrar más variedad, mejores precios y un mejor estacionamiento, y antes que nada, sillas dentro de la feria del libro, (esto no hace referencia a las sillas que se ubicaron en la área de comida).

miércoles, 10 de octubre de 2007

Cuatro Manos

¿Qué sucede si el mundo está lleno de mentiras y todo lo que conocemos son simples casualidades? Julio Fernández y Greg Simon, perdiostas ambos, no creen en las casualidades.
Alex tampoco cree en las casualidades, pero sabe que muchas casualidades es lo más parecido a una verdad. Y siendo director del SD, un brazo de la CIA, se ha encargado de montar casualidades a lo largo del mundo y de los años. Y ahora, esta decidido en crear una serie de casualidades para manchar al gobierno Sandinista de Nicaragua. Y por ello se ha valido de un narco mexicano llamado Rolando M. Limas, un periodista búlgaro llamado Stoyan Vasilev (que no está implicado, es parte de una "casualidad") y un congreso sobre escritores en la ciudad de México.
El libro de Cuatro Manos, es un libro fantástico en verdad. No sólo porque me encanta Paco Ignacio Taibo II, sino por la forma en como trama esta gran novela en poco más de 500 páginas (508) hilando historias de personajes "históricos", históricos reales, casualidades de personajes, eventos, memorias y recuerdos, amores, proyectos de tesis, informaciones y desinformaciones, reportajes, anécdotas y reconstrucciones de libros... todo para ver como una casualidad puede ponerle fin a las "casualidades".
Un libro excelente en verdad. Te hace reir, investigar y preguntarte; ganas de leer más (en mi caso, la primera vez que lo leí, me dieron un perral de ganas de leer a Sandokan de Emilio Salgari. Lo más parecido que he encontrado es un compilado de él), etc.
Si pueden léanlo, se los recomiendo mucho.

domingo, 30 de septiembre de 2007

Renovación del Club

Acabo de hacer una gran renovación al Club de los lectores para sentir la atmosfera de libro y cuero viejo; espero que les guste mi diseño para el blog. Lo hice pensando e inspirada en el libro de Walter Moers, más que un libro es un mundo a un fántastico viaje de aventuras y peligros.
Me gusto el diseño y la forma en que lo dejé, espero que a los "librillos" también les guste este cambio nuevo.
¡A seguir posteando!

P.D. En la parte donde dice "autores", se manejará así para cuando publiquen una entrada, en la parte de "Etiquetas" qué ahora se llama "dedicación", deberán de poner el nombre del autor del libro para que sea de mejor localización.

viernes, 28 de septiembre de 2007

La Amenaza de el Caballo Negro

Resulta ser que desde hacía varios días tenía ganas de leer algo distinto a lo normal, algo más basado en la edad media, o bárbaros o parecido a algo Conan o a Calabozos y Dragones, algo de ficción antigua y realidad mágica-fantástica...
Así pues un amigo me prestó un libro que le regale titulado La Amenaza de el Caballo Negro de un autor que estoy googleando en este momento (jejeje) y me gustó mucho porque era un poco del tema que buscaba leer.
Rápidamente, trata sobre como una extraña caja trae muchas desgracias al pequeño pueblo de Storn y sobre todo la desazón de la familia de Sigurd, el principal protagonista de la historia y su hermana adoptada Ratita, a la que alguna vez encontraron mientras buscaban lobos y, que tiene algún tipo de poderes mágicos con la naturaleza.
Vemos como un chico tiene que madurar en el meollo de la desgracia y ver como una chica tan callada termina traicionando a sus compañeros.
Una histroia rápida y tranquila, rápida en cuanto a capitulos y trama pero bien definida.
Y bien, no encontré al autor luego se los pongo.
Saludos

sábado, 15 de septiembre de 2007

El Honor del Samurai

Tenía tiempo de no escribir en el blog de los lectores pero mi trabajo y mi plena desorganización de tiempo, me hacen imposible leer a diario. Sin embargo, de hoja en hoja, se llega a completar y disfrutar de un libro. Fue así que me terminé el libro que considero una joya de información de la cultura japonesa.
Si, voy a fastidiar a Minako con esta entrada pero es un libro que me ha dejado con un buen sabor de boca, incluso me convenció de comprar su segunda parte. Y es ni más ni menos del libro llamado "El honor del Samurai" de Takashi Matsuoka.
En el Japón de 1861 están forzados abrir las puertas a un mundo distinto y completamente extraño para los japoneses y es Occidente. En el Puerto de Edo, llegan muchos barcos en busca de tierras y oportunidades; uno de esos tantos barcos, es el "Estrella de Belén" el cual transporta a tres extranjeros una chica rubia llamada Emily gibson, un pistolero redimido llamado Matthew Stark y un hombre santo que de esto último no tiene nada llamado Zephaniah Cromwell, que llevan con ellos, las palabras del Señor Jesucristo a esas tierras. Sin embargo, los tres tienen un próposito distinto y no és el de llevar la palabra del señor como ellos lo aseguran. En Japón, están al pendiente del último descendiente de los Tokugawa, la época en el que se permiten las espadas y enfrentamientos terribles. Justo antes de que llegará la época Meiji.
Kenji, el heredero, intentará recibir a los invitados extranjeros y conocer más de ellos; sin embargo, existen algunas limitantes que no desearán que este encuentro se lleve a cabo ni mucho menos, qué el heredero llegué a ocupar el puesto que se le ha desempeñado.
Con mucha acción toques humorísticos y con una historia bastante convincente, se llevará a cabo una fantástica aventura en el Japón antiguo, al cual no querrás desligarte.

XVII Feria Internacional del Libro en Monterrey 2007

Desde hace prácticamente, por más de diez años (realmente no tengo el dato preciso), hemos estado iendo mi familia y yo, a la feria de libro que año trás año se hace en Monterrey. En la gran sala de eventos internacionales, donde prácticamente se llevará acabo lo del FORUM, se presenta la venta en general de libros. Es decir, aquí se juntarán editoriales de todas partes de la república mexicana para dar conferencias, presentaciones de libros y también uno que otro colado como la venta de mangas para adultos (de editoriales españolas). Es un evento grande y del cual, siempre termino recorriendo toda la sala a veces sin comprar un solo ejemplar, pero deja un buen gusto ver tanto libro junto.

Desgraciadamente, de mis dos últimas visitas, temo contarles que no encontré libros que deseaba comprar a cualquier precio. Uno de ellos, (gracias a mi amigo Chibi-kun pude leerlo) es mi Querido Tim de Carmen Kurtz. Era de no creerse, cuadras enteras de libros y en toda la feria no lo encontré. ¡Eso es decepcionante! Sin embargo, no era del todo mala, encontré ediciones especiales como la del Necronomicón así como interesantes mangas para adultos... Tal vez era un equilibrio en esa feria.
Afortunadamente, mi amigo Chibi-kun hizo una fugaz visita a nuestro estado para conocernos (incluyo a Minako) y saber como eran las convenciones de Comics en Monterrey, llevándose de paso, la visita a la feria del libro. Al parecer le gusto, aunque tampoco encontró el libro que buscaba. ¡Qué pena! Bueno me dijo que se divertió. No sé si es para avergonzarse pero en su mini-feria que se hace en Ensenada, Baja California, encuentra más libros que en mis cuadras de feria.

Dentro de la feria del libro, se pueden encontrar desde libros antiguos como: los primeros libros de imprenta, que fueron biblias antiguas hasta encontrar el más reciente libro de Carlos Cuauhtemoc. Siempre hay variedad de ediciones, de pastas duras y blandas, ediciones de bolsillo y hasta en cajita especial, como el reciente lanzamiento de Paulo Cohelo, "El Alquimista". [¡Cielos me siento como Hildengunst en la ciudad de Biblipolis!]
En la misma feria he comprado (por fantastico que parezca) el libro con pastas blandas y fotografías de la película, "El conde de MonteCristo" de Alejandro Dumas y que el mismo vendedor me aconsejó; aunque buscaba una editorial un poco mejor solo encontré esta edición. Otro de los libros que encontré y que necesitaba para información es un libro de ángeles llamado Angelorum de González Wippler, un libro interesante y sencillo; también encontré el libro que le ha encantado a Minako y es "El club de la buena estrella" de Amy Tan, este lo compramos en edición de pastas blandas. Y por recomendación de mi madre compré ediciones de pasta duras "El loco y el Jardín del profeta" de Khalil Gibran.

Podría citar más libros pero es solo una información para que visiten la feria del libro en Cintermex que será el Sábado 13 de Octubre al domingo 21 de Octubre de 10:00 de la mañana a 8:00 de la noche. Para los que esten deseosos por comprar libros como yo, es un lugar ideal para buscar, revolver y comprar libros desde 10 pesos hasta el precio que nunca imagino. (Y eso que no encontrará el "El silencio de las sirenas" del Conde Klanthu von Kainomaz y con ilustraciones de Werma Tosler)

miércoles, 12 de septiembre de 2007

Héctor Belascoarán Shayne

Los últimos 9 libros que he leido desde hace 3 semanas han sido los de Paco Ignacio Taibo II con su personaje Héctor Belascoarán Shayne. Tal vez ya hayan leído mis resumenes (por lo menos Wins jejeje....), pero hay cosas que no he plasmado en ellos.
Primeramente, soy fan de las novelas de detectives y de la literatura latinoamericana; y estas 9 novelas son la mezcla perfecta de ambos géneros. ¿Pero qué tiene de atrayente? A mi muy particular punto de vista y como chilango, la forma en como narra Taibo II las aventuras y el mexicanismo (o chilanguismo) que les imprime en cada una de ellas me cautiva y me atrapa totalmente; aventuras completamente ingeniosas, rídiculas hasta cierto punto pero bastante creibles que te envuelven en tramas cortas con un resultado increible en algunos casos, dolorosas en otros y felices en algunos otros casos....
Las principales características del personaje: un exingeniero, culto, hijo de una cantante irlandesa y un pirata vasco que peleó contra los nazis en la segunda guerra; ingenioso, inteligente, con mucha suerte, tuerto y cojo desde la segunda novela hasta la 10° (que es donde Taibo Escribe con el Sub....), enamorado de una extraña mujer evasiva de cola de caballo que ha aparecido o tenido mención en todas las novelas; adicto a la música; con dos hermanos una chica llamada Elisa y un él llamado Carlos que es grillero y socialista; dos amigos luchadores (uno de ellos fallece en Amorosos Difuntos), dos locutores, varios periodistas y demás amigos que se le van sumando conforme los 30 años que han transcurrido desde la primer novela en el 76.
Si pueden en verdad, les recomiendo que lean alguna de sus novelas que en verdad son muy muy buenas (no sólo porque soy fan de Taibo II), se morirán de risa, intriga y adicción por leerlas...

martes, 11 de septiembre de 2007

Hola

Pues bueno, no me había presentado adecuadamente en este blog y gracias por la bienvenida.
Neko (te puedo decir Neko me da weba escribir Nekomancer) soy del DeFectuoso y conocí a Mina en una lista de correo hace ya casi 10 años (nomacayu.... ya llovió) y a Wins la conocí una vez que vinieron pa'ca a una conven jeje; te tomaré la palabra sobre la lista de libros favoritos aunque es una tarea ardua....

  1. La tregua, Mario Benedetti
  2. Pedro Páramo, Juan Rulfo
  3. Las Batallas en el Desierto, José Emilio Pacheco
  4. Andamios, Mario Benedetti
  5. Ernesto Guevara, Mejor Conocido como el Che, Paco Ignacio Taibo II
  6. Dioses Menores, Terry Pratchet
  7. Conan el Bárbaro, antología, Robert E. Howard y otros
  8. Primavera con Esquina Rota, Mario Benedetti
  9. Relatos de Poder, Carlos Castaneda
  10. Olga Forever, Paco Ignacio Taibo II
  11. El Padrino, Mario Puzzo
  12. La Serie de Héctor Belascoarán Shayne (10 Libros), Paco Ignacio Taibo II
  13. La Sirena Viuda, Mario Benedetti
  14. Compadre Lobo, Gustavo Sainz
  15. La Borra del Café, Mario Benedetti
Son algunos de los que me acuerdo en este momento que sean mis favoritos, estoy seguro que deben de haber muchos más, pero ya luego saldran jejeje.
Espero ya comenzar a dar mis recomendaciones pronto
Saludos

jueves, 6 de septiembre de 2007

Bienvenido Yokoshima

Como que hacía falta el buen Yokoshima a este blog. Sé que posteas mucho sobre libros en tu blog, y por eso mismo no te había invitado al nuestro, porque quizás tuvieras que repetir información, y blah, podría resultar fastidioso. Pero es una pena que siendo amigos, y teniendo este gusto en común, no nos compartieras algunas entradas por acá.

Ya conoces a Wins, y pronto la conocerás más por los libros que lee! XD Y mi amigo Chibineko, creo que su favorita sigue siendo Amy Tan, también es un lector asiduo, ya lo irás conociendo.
¡Bienvenido Yokoshima!

lunes, 3 de septiembre de 2007

Tajos por Rafael Courtoisie

Tajos es un libro único. En que sentido único? en que es divertido, es poético y es aburrido. Asi es! es todos estos a la vez. Tajos me gusta y me aburre. Es un libro único porque esta compuesto por varias historias, pero no parece que lo son, o quizas no le he encontrado sentido suficiente. Me llama la atencion como un gran libro y luego me pierdo en el; es como si fuese un laberinto porque la forma de escribir es buena y luego te saca de onda.

Es un buen libro que sin duda buscare para mi coleccion porque tiene escritos muy buenos, y las metaforas son muy originales. No se que decir de la historia porque al principio parece que trata de un muchacho llamado Raúl, que acaba de perder a su abuela y esta batallando por ello. Claro que se la pasa cortando todo en su camino con su confiada navaja;, pero para que quitarte la emocion de averiguar su historia. Mejor dejo una corta entrada (no me salte lineas, asi viene):

Enciendo la tele. Son las ocho.
Empieza SHOW DE NOTICIAS.
Los terroristas pusieron una bomba en na pelota de fut-bol. Dejaron la trampa en una calle lateral, a media cuadra de la avenida, en un barrio común, a las tres de la tarde.
Avisaron a los canales de televisión y a los diarios mas importantes de la ciudad. Emitieron un comunicado político.
Era un dia claro, de sol incipiente. Casi moria el invierno. No hacia frio a esa hora.
Paso un ninyo y pateo la pelota.
La television esta histérica.
Que hace un ninyo sin piernas?

La televisión muestra al ninyo. Se llama Luis. El periodista descorre las sabanas. No hay piernas.
El ninyo esta anestesiado.
La camara se acerca. Un munyo a mitad del muslo, otro a la altura de la rodilla.
El padre es empleado del Correo. La madre, maestra.
El periodista solicita la solidaridad de la audiencia. A los diez minutos un llamado anuncia la donación de una silla de ruedas.
Luis quería una bicicleta.

Nota: Este es un libro difícil de encontrar. Aquellos que lo encuentren, les recomiendo mucho comprar.

lunes, 27 de agosto de 2007

Miguel Strogoff

Hace mucho tiempo atrás leí este pequeño (digo pequeño porque era una edición para niños) de la novela de Julio Verne, "Miguel Strogoff" y lo compré por el puro nombre, porque realmente no sabía nada de esta. Y que buena compra, en verdad, es cierto cuando mencionan que Julio Verne tiene tacto para escribir. Nunca vi tanta pasión y entrega como la mini-novela que leí de Julio Verne.
Los sitios, los personas e incluso, el personaje principal, Miguel Strogoff, comienzas a darte idea de como es en realidad. Pesé que tenía dibujitos el libro que compre, me fueron insuficientes ya que tenía una inmensa imaginación para los detalles.
La novela en sí no tiene una impresionante historia, solo trata del mensajero de estado Miguel Strogoff enviando la carta a otra persona. Tan solo eso. Pero la entrega, el valor y el coraje de realizar su trabajo es lo que te impacta y te cautiva en cada hoja en el que avanzas. ¡Que grande es Julio Verne!
Quisiera recomendar esta novela antigua para aquellos que desean comenzar a leer algo del pasado y sus grandes escritores, Julio Verne es un buen comienzo. ¡Qué no muera la lectura! ¡Ninguna película sustituirá el libro!

lunes, 13 de agosto de 2007

El sol desnudo

Isaac Asimov tiene una muy larga lista de libros, y lo he empezado a leer gracias por sugerencia de Chibineko (que no fue para nada una mala sugerencia ^_~). Cuando fui a buscar un libro de este autor, me encontré con el más conocido gracias a su película, "Yo, robot", pero no sé porqué me incliné por comprar mejor "El sol desnudo", novela futurista de robots.
Aunque es mera ciencia ficción, Asimov aprovecha también para dejarnos la chispita de valorar nuestro mundo, su tecnología, y sobre todo, su gente.

En Solaria no existe el crímen. Es la civilización más avanzada de todo el Sistema Planetario gracias a su robótica, la gente de la Tierra les teme, o les envidia también. Pero por primera vez ocurre un asesinato, y sospechosamente, le piden a un agente policiaco terrestre que se presente en Solaria y les ayude a aclarar el asesinato. Es la oportunidad perfecta de mandar al mejor hombre que tienen en la materia, y de aprovechar para conocer los puntos bajos del planeta más desarrollado, Solaria.

Era Gladia Delmarre la que hablaba; al menos, así lo interpretó. La porción superior de la pared de luz temblorosa que ocultaba la ducha se había desvanecido y una cabeza se hizo claramente visible.
Dirigió una sonrisa a Baley.
-Hola qué tal. Siento haberlo hecho esperar. Dentro de un momento estaré seca.
Tenía una cara triangular, bastante ancha en los pómulos, los cuales se marcaban mucho al sonreír, y que se estrechaba en una suave curva, fomando un pequeño mentón sobre el que se entreabrían unos labios carnosos. El detective calculó que debía de medir 1,60 metros, aproximadamente, una estatura que no encajaba con las ideas preconcebidas de Baley, quien suponía que las mujeres espaciales eran más bien altas y airosas. Su cabello tampoco mostraba el tono cobrizo propio de los de su raza. Era de un castaño claro, tirando a pajizo, y lo llevaba bastante largo. En aquel momento se agitaba vivamente a impulsos de lo que Baley supuso sería un chorro de aire caliente. La imagen resultaba muy agradable a la vista.

domingo, 12 de agosto de 2007

Psiquiatras, psicólogos y otros enfermos


En algún magazzine o revista había leído la reseña del libro de Rodrígo Muñoz Avia, "Psiquiatras, psicólogos y otros enfermos". El título engancha, al menos a mí, siendo mi profesión una de las que cita el título (aunque a estas alturas de mi vida creo que me voy perfilando más en entrar en "otros enfermos", pero esa ya es otra cosa). Un librito sencillo, caro para lo que es en realidad, de la editorial española Alfaguara. Es una novela hilarante que habla de la vida de un español llamado Rodrigo, un hombre común, que es feliz y sencillo, hasta que un día, en una reunión familiar, la presencia de su cuñado Ernesto, psiquiatra de profesión, le llega a incomodar tanto que empieza a comportarse "extraño", y la familia presente tergiversa sus palabras hasta al punto de orillarlo a ir a una sesión con su vecino, cuñado, y ahora psiquiatra Ernesto. Hubo cosas que me dieron risa y otras que..., ¡Dios! Me reservo mis comentarios arbitrarios con respecto a la psicología del autor.
(Por cierto, aquí me encontré el primer capítulo, por si te interesa leer al menos lo primero).


Saber a qué se dedican los psiquiatras es tan difícil como saber a qué se dedican los psicólogos. Antes de ir a consulta de mi cuñado Ernesto, yo sólo tenía una noción muy vaga de cuál era la función de la psiquiatría. Después de ir a su consulta y a otras diez o doce consultas más de psiquiatras y psicólogos ya ni siquiera tengo esa vaga noción. He llegado a la conclusión de que a ciencia cierta nadie sabe lo que es la psiquiatría o la psicología, ni tampoco la diferencia, y que la principal ocupación de psiquiatras y psicólogos es tratar de averiguar quiénes son ellos y a qué se dedican.

martes, 7 de agosto de 2007

Debo reseñas

Bueno, sólo por no olvidar que debo unas cuantas reseñas. Tengo 5 libros por compartir, pero por adelantar algo, quisiera comentar lo fascinada, encantada, ilusionada, etc., etc., que me dejó el libro de Walter Moers, "La ciudad de los libros soñadores". Para una otaku lectora como yo, éste libro sació este gusto peculiar. El libro es como ver un buen ova de anime al estilo Hayao Miyazaki.
Prometo sacar mis reseñas para esta semana (entre el mugre trabajo de todo el día y mi guitarra no he dado chance de sentarme a escribir ~_~).
(Chibi y Wins: ¿qué pasó con ustedes? No me digan que no han leído nada desde el mes pasado!)

domingo, 15 de julio de 2007

La ciudad de los muertos


La ciudad de los muertos es un libro que encontramos recientemente, mi hermana y yo, en una tienda de abarrotes, y con un poco de dinero adquirí tres tomos de una serie de colección de Editorial Timunmas. Es una editorial española.
Quiero dejar algo de este libro, a mi opinion no lo creo el mejor de los escritores ni tampoco el mejor de los libros. La siento que está más enfocada a los jugadores de Resident Evil, y si no estás familiarizado o de a plano, no tienes imaginación, este libro te será aburrido y tedioso.
En resumen, es un excelente libro solo para conocedores de Resident Evil y para nuestra desgracia, esta 'españolado'; si esto no es tedioso para tí, te lo recomiendo, lo puedes encontrar en 120.00 pesos.

"-¡Leon!
¡Esta viva!
Se plantó delante de la puerta abierta con la magnum en alto y la herida abierta y sangrando... y vio a Ada al otro lado de un lago de mugre, cajas y maderos rotos que flotaban sobre y turbulento líquido.
Estaba de pie sobre una pequeña plataforma de cemento que sobresalía, detrás de una escalera, con su beretta apuntando hacia las agitadas aguas estancadas en el lugar.
-Ada, ¿qué...?
Blaaaafff
Un gigantesco surtidor salió disparado del pequeño lago y lo arrojó de espaldas hacia el pasillo de nuevo. Ocurrió tan deprisa que no llegó a verlo hasta que se encontró por los aires, y su mente absorbió la imagen justo cuando aterrizaba en el suelo. Cayó sobre su hombro herido y lanzó un grito, provocado tanto por el fuerte dolor como por lo que había visto.
Un cocodrilo...
Leon se puso de pie y comenzó a alejarse tambaléandose antes de saber ni siquiera si podría levantarse. El gigantesco lagarto, un cocodrilo de diez metros como mínimo, aparecio en el pasillo a su espalda lanzando un tremendo un tremendo rugido. Las superficies temblaron cuando el enorme reptil salió de la guarida que lo albergaba, y su cuerpo arrojo litros de agua además de la que resbalaba por sus fauces abiertas repletas de dientes.
Una boca tan grande como yo; no, más grande...
León empezó a correr, sin sentir ya dolor alguno, con el corazón latiéndole a toda velocidad debido al pánico puramente animal que sentía. Iba a devorarlo, iba a masticarlo hasta convertirlo en un millar de trozos sanguinolientos y aullantes...
Y la bestia rugió de nuevo, un aullido bronco que la hizo temblar los huesos, que le provocó la necesidad de expulsar sudor por todos y cada uno de los temblorosos poros de su cuerpo.
Leon miró atrás y se dio cuenta de que era mucho, mucho más veloz que el monstruoso lagarto. Todavía estaba subiendo por la puerta de carga, con unas piernas redondas como troncos: su grueso cuerpo era demasiado grande para permitirle desplazarse con rapidez.
Leon cambió de arma en mitad de su terror, y su herida aulló de dolor cuando metió un cartucho en la recámara de la escopeta con el sistema de carga manual. Caminó de espaldas con cierto bamboleo y, cuando llegó a una esquina, se situó detrás de ella y descargó los cinco cartuchos con toda la rapidez que pudo cargarlos en la recámara. Los pesados proyectiles atravesaron el grotesco morro de la horrible parodia de cocodrilo.
El monstruo rugió, agitando la cabeza de un lado a otro, y la sangre surgió, a raudales de su sonriente cara, pero, aun así, siguió avanzando, arrastrando tras de sí su cola blindada desde el estanque de agua fétida.
No es suficiente. No es suficiente potencia de fuego.
Leon se dió vuelta y echó a correr de nuevo, horrorizadoante el hecho de tener que retirarse, temeroso de lo que podría pasarle a Ada si dejaba el cocodrilo atrás, pero sabiendo que haría falta cincuenta descargas como aquélla para detenerlo. Eso, o una explosión nuclear...
¿Por qué demonios me entretengo en pensar? Lo que tengo que hacer es salir de aquí y después pensar en algo. Aguanta, Ada.
Los atronadores pasos del gigante resonaron en sus oídos mientras pasaba de largo al lado de las cajas, de los cilindros de metal...
Y entonces dejo correr. Todos sus instintos le gritaban que siguiera corriendo apelando a su cordura, pero había tenido una idea, y mientras el terrible largarto seguía avanzando, Leon se dio la vuelta y regresó.
Que esto funcione. Funciona en las películas, por favor, Dios escúchame...
La hilera de cinco cilindros relucientes estaba metida en un profundo hueco de la pared y asegurada en su sitio con un cable de acero. Vio un botón al lado para soltar el cable, y Leon lo apretó de un manotazo con la palma. Un extremo del pesado cable cayó al suelo, mientras el otro se mantenía en su lugar.
Dejo caer la escopeta al suelo y agarró el cilindro que tenía más cerca. Sus músculos se tensaron por el esfuerzo, y la sangre comenzó a empapar la manga izquierda de su camisa. Sintió los débiles regueros de sangre que corrían por su pecho, mezclados con las gotas de sudor, pero no cejó en sus esfuerzos, apoyándose en los talones para tirar con mayor fuerza del contenedor de gas comprimido...
¡Ya está!
Leon saltó hacia atrás cuando el alargado emvase plateado cayó al suelo, donde rodó unos cuantos centímetros. Levantó la mirada y vio que el cocodrilo había avanzado casi veinte metros y se hallaba lo bastante cerca para ver con claridas las puntas de sus colmillos blancuzcos de más de diez centímtros cuando lanzó otro atronador rugido, lo bastante cerca para oler su fétido y asqueroso, que le llegó en una vaharada de aire un segundo después, lo bastante cerca...
Leon apoyó una bota en el cilindro y lo empujó con toda la fuerza que le quedaba. El artefacto comenzó a rodar lentamente hacia el lagarto que se acercaba. Por algún increíble golpe de suerte, el suelo del pasillo estaba un poco inclinado hacia el monstruo. Los más de cien kilos del cilindro aceleraron un poco su avance mientras se dirigían hacia el monstruo describiendo una ligera semicircuferencia.
Sacó su magnum del cinturón mientras retrocedían de nuevo. Apuntó con su arma el resplandeciente contenedor y se obligó a sí mismo a no disparar. El cocodrilo siguió avanzando, y su cola azotó las paredes con tal fuerza, que provocó unos pequeños desprendimientos de polvo de cemento que cayeron desde el techo y las paredes con cada coletazo. Leon estaba completamente asombrado, en un estado de terror tan primario que lo único que pudo hacer para no darse la vuelta y salir corriendo fue seguir allí mirando asombrado .
Vamos, cabr...
El cocodrilo y el cilindro se hallaban a poco menos de treinta metros de donde él se encontraba... y Leon apretó el gatillo. El primer disparo rebotó en el suelo justo delante del contenedor, y tammbién justo en el momento que las enormes fauces se abrieron. La bestia bajó la cabeza para agarrar el obstáculo y echarlo a un lado.
...Tranquilo...
Leon disparó de nuevo y...
¡BAAAMMM!
Fue lanzado de espaldas y al suelo cuando el cilindro explotó. La cabeza del monstruo desapareció literalmente bajo la deflagración de metales retorcidos y gases encendidos y estalló como un globo pinchado. Casi simultáneamente, Leon fue alcanzado por una oleada de restos humeantes, con trozos de dientes y huesos y pedazos de carne destrozada y rasgada que cayeron sobre él como una manta húmeda.
Leon se sentó boqueando y con oídos zumbando, mientras el brazo seguía sangrando sin parar, y miró cómo el cadáver sin cabeza se quedaba finalmente inmóvil sobre el suelo, con las piernas desplomándose bajo el peso sin mente del monstruo reptilesco. Volvio a apretar su mano cubierta de sangre contra la herida. Se sentía exhausto, enfermo, dolorido... y tremendamente satisfecho, más de lo que se había sentido desde hacía basdtante tiempo.
- Te pillé, capullo de mier... - dijo en un murmullo, y sonrió."

martes, 19 de junio de 2007

Star Wars: Shadows of the Empire

Star Wars, una de las series más populares respecto a ciencia ficción en las últimas décadas. Pero a quien le importa! Hace poco tuve la oportunidad de leer el libro. Este está basado en la serie pero tiene una historia original. Se encuentra entre la primera y segunda película, cuando Han Solo ha sido capturado por el caza recompensas Bobba Fett. Leia, Luke y los demás intenta rescatarlo buscando pistas de dónde se encuentra.

Así es como inicia la historia, mas lo mas interesante es cuando entra en la ecuación un personaje llamado Xizor que es el jefe de una organización criminal. Un personaje muy misterioso e inteligente que hace que la historia tome giros inesperados. El libro en si es divertido como buen libro de ciencia ficción. No es difícil y no tiene su falta de momentos románticos y de acción. Si he de decir que valdría la pena del libro, es conocer el personaje Xizor!

Los pasillos protegidos del núcleo del Centro Imperial sólo podían ser utilizados por quienes contaran con las identificaciones adecuadas, y se suponía que el derecho de admisión estaba severamente restringido y defendido con todos los medios posibles. Esos pasillos eran espaciosos y muy bien iluminados, y estaban adornados con extraños especímenes botánicos, como higueras cantoras y rosas de jade, y solían ser patrullados por halcones-murciélago que se alimentaban de las orugas de las rocas que a veces infestaban los muros de granito.

Aquellos pasillos habían sido diseñados para que sirvieran como caminos en los que los ricos y los famosos podían pasear tranquilamente sin ser molestados por el populacho.

Pero mientras Xizor caminaba por uno de esos senderos protegidos, con sus cuatro guardaespaldas precediéndole o yendo detrás de él, un intruso apareció ante ellos y abrió fuego contra el Príncipe Oscuro con un desintegrador.

Uno de los dos guardaespaldas que abrían la marcha recibió un impacto directo en el pecho. El haz de energía atravesó la coraza oculta que llevaba debajo de la ropa y lo derribó. Xizor vio que la herida del pecho humeaba mientras el guardia gemía y rodaba por el suelo hasta quedar inmóvil sobre la espalda.

El segundo guardia devolvió el fuego y, ya fuese por habilidad o por pura suerte, consiguió que su disparo diera en el desintegrador que empuñaba el asesino y se lo arrancara de la mano. La amenaza había desaparecido.

El atacante aulló y se lanzó sobre Xizor y los guardias restantes, con las manos desnudas

alzadas delante de él.

Xizor, sintiéndose cada vez más intrigado, siguió su carga con los ojos. El asesino era alto y muy corpulento, más que cualquiera de los guardias y mucho más que Xizor. Tenía la constitución de un levantador de pesos en alta gravedad, y el que estuviera dispuesto a atacar a tres hombres armados sin tener ningún arma indicaba un obvio estado de enloquecimiento y una total ausencia de control racional.

Qué interesante.

—No disparéis —dijo Xizor.

El hombre estaba a sólo veinte metros de ellos, y se aproximaba muy deprisa.

El Príncipe Oscuro se permitió una de sus casi imperceptibles sonrisas.

—No hagáis nada —dijo—. Es mío.

Los tres guardaespaldas enfundaron sus desintegradores y se hicieron a un lado. Llevaban el tiempo suficiente con Xizor para saber que nunca debían cuestionar sus órdenes. Quienes lo hacían acababan como el guardia todavía humeante que yacía sobre las relucientes losas de mármol del suelo.

El asesino prosiguió su carrera, lanzando gritos incoherentes.

Xizor esperó. Cuando el hombre ya casi estaba encima de él, el Príncipe Oscuro giró ágilmente sobre los dedos de sus pies y dejó caer la palma de su mano sobre la nuca del hombre mientras éste pasaba corriendo junto a él. El impulso extra añadido por el golpe bastó para desequilibrar al enfurecido atacante, haciendo que tropezara y cayera. El hombre consiguió convertir la caída en una torpe voltereta sobre el hombro. Después se levantó, giró sobre sus talones y se encaró con Xizor. Parecía haber decidido ser un poco más cauteloso. El hombre volvió a avanzar, esta vez más lentamente y con los puños apretados delante de él.

—¿Cuál es el problema, ciudadano? —preguntó Xizor.

—¡Asqueroso asesino! ¡Alimaña viscosa!

El hombre se acercó un poco más y lanzó un puñetazo contra la cabeza de Xizor. Si el golpe hubiera llegado a su objetivo, habría roto algún hueso. Xizor se agachó y lo esquivó, pateando al atacante en el estómago con la puntera de su bota derecha mediante el mismo movimiento y dejándole sin respiración.

El atacante retrocedió unos cuantos pasos, tambaleándose e intentando recuperar el aliento.

—¿Nos conocemos? Tengo una memoria excelente para las caras, y no recuerdo la tuya. Xizor vio que tenía una motita de polvo en el hombro de su chaqueta y se la quitó con la mano.

—Tú mataste a mi padre. ¿Te has olvidado de Colby Hoff?

El hombre volvió a lanzarse a la carga, agitando frenéticamente los puños de un lado a otro. Xizor se hizo a un lado y, casi sin mirar, descargó su puño sobre la cabeza del hombre en un impacto tan potente como el de un martillo. El atacante volvió a caer al suelo.

—Te equivocas, Hoff. Que yo recuerde, tu padre se suicidó. Se metió el cañón de un desintegrador en la boca y se voló toda la parte de atrás de la cabeza, ¿no? Muy poco elegante, desde luego...

Hoff se levantó del suelo, y su rabia volvió a impulsarlo hacia Xizor.

Xizor dio un veloz paso hacia la derecha para esquivar su acometida y hundió el tacón de su bota izquierda en la rodilla izquierda de Hoff. Un instante después oyó cómo la articulación se rompía con un chasquido húmedo cuando el golpe dio en el objetivo.

Hoff cayó al suelo. Su pierna izquierda ya no era capaz de sostener su peso.

—¡Tú arruinaste a mi padre! —gritó mientras intentaba levantarse apoyándose en la otra rodilla.

—Éramos dos hombres de negocios que competían entre sí —dijo Xizor sin inmutarse—. Él se lo jugó todo basándose en la convicción de que era más inteligente que yo. Un error realmente muy estúpido... Si no puedes permitirte perder, no deberías jugar.

—¡Voy a matarte!

—No lo creo —dijo Xizor. Se colocó detrás del herido, moviéndose muy deprisa para alguien de su tamaño, y agarró la cabeza de Hoff con ambas manos—. Quizá no lo sabías, pero debes comprender que enfrentarse a Xizor significa ser derrotado. Cualquier persona mínimamente razonable te dirá que tratar de atacarme también puede ser considerado como un suicidio. Y después de haber pronunciado esas palabras, Xizor hizo girar la cabeza de Hoff entre sus manos con un salvaje tirón.

El chasquido de las vértebras resonó de forma claramente audible por todo el pasillo.

—Sacad esto de aquí —dijo Xizor, volviéndose hacia sus guardias—. Ah, e informad a las autoridades del destino sufrido por este pobre joven.

Bajó la mirada hacia el cadáver. No sentía ningún remordimiento. Era como haber pisado a una cucaracha. Aquello no significaba absolutamente nada para él.

viernes, 15 de junio de 2007

El padre de Steve

Después de estar leyendo algo denso como son los libros de Virginia Woolf me empiezo a dar un breack con libritos light como son estos que Wins descubrió en Gigante: los Resident Evil. Si hay algo que me guste muchísimo a parte de los libros, son los videojuegos. Qué mejor combinación que un libro que hable de un buen videojuego. La lectura es sumamente fácil, y es solo para pasar el rato...
El siguiente fragmento lo tomé de Resident Evil: Código Verónica. La traducción viene en ese españolao idioma de España, así que esas palabras raras (que uno entiende más en inglés) son comunes.

Se quedaron sentados un rato. Cuando él pudo hablar le contó parte de ello, con los brazos alrededor de las rodillas y la cabeza agachada. Le habló de su padre, que había trabajado para Umbrella como conductor de camiones, a quien habían sorprendido intentando robar una formula de uno de sus laboratorios. Le habló de su madre, a quien un trío de soldados de Umbrella había matado a tiros en su propia casa, tumbada y ahogada en su sangre, agonizando sobre el suelo del salón cuando Steve llegó a casa del colegio. Los hombres se los habían llevado, se habían llevado a Steve y a su padrea Rockfort.

La ruta interior

La ruta interior es uno de los libros que actualmente estoy leyendo, el cual, gracias a mi madre fue el primero de la larga fila de libro sque tengo para leer. Hermann Hesse cautiva con sus formas de describir los sentimientos y más creo, los de un hombre. Es por eso que he puesto este fragmento de lo que llevo, el cual me da risa, ya que es un momento que tal vez pasa a a menudo en algunos de nosotros.

"...Estaba acurrucado en un banco y a punto de dormirse, cuando le despertó un paso elástico y firme. Una mujer, una muchacha, con un vestido muy corto del que salían unas piernas hermosas cubiertas por delgadas medias caladas y calzada con altas botas rojizas, pasó rápidamente a su lado, con vigorosos y rítmicos pasos, erguida y soberbia, elegante, orgullosa, con un rostro frío, de labios muy pintados y un alto y tupido peinado de luminoso amarillo metálico. Su mirada le rozó por un instante, segura y tasadora como las del portero y del ascensorista del hotel y continuo indiferente su camino.

Sin duda tiene razón, pensé Klein, no soy un hombre al que se presta atención. Una mujer así no mira a un tipo como yo. Sin embargo, la brevedad y frialdad de su mirada le hirió secretamente, se sintió juzgado y desdeñado por alguien que solo advertía lo superficial y exterior de su persona y desde las profundidades de su persona surgieron espinas y armas para defenderse de ella. Olvidó en el

acto que su fino y animado zapato, su paso elástico y seguro, su pierna ajustada en la delgada media de seda le habían atraído y gustado durante un momento. Se había esfumado el crujir, de su vestido y el sutil perfume que evocaba su cabello y su piel y pisoteado y destruido el hermoso y dulce soplo de sexualidad y amor que le había rozado. En cambio se agolpaban de nuevo los recuerdos. ¡Cuántas veces había visto criaturas así, muchachas jóvenes, seguras y arrogantes, así fueran prostitutas o vanidosas damas de sociedad; cuántas veces se había sentido indignado por su desvergonzada provocación, irritado por su seguridad, asqueado por su fría y trivial ostentación! ¡Cuantas veces, en excursiones o restaurantes urbanos había compartido con entusiasmo la indignación de su esposa por tales criaturas desprovistas de femineidad y recato!

Estiro las piernas malhumorado. ¡Esa mujer le había echado a perder su buen humor! ¡Se sentía indignado, irritado, ofendido; sabía que si volvía a pasar aquella de los cabellos amarillos y le miraba de nuevo, él enrojecería y se sentiría ridículo e inferior con su traje, su sombrero, sus zapatos, su rostro, su cabello y su barba! ¡Al diablo! ¡Si sus cabellos amarillos eran un escándalo! Eran falsos, cabellos así no existían. y además, estaba pintada. ¡Cómo podía un ser humano prestarse a pintar así sus labios! Cosas de negros; gente como esa caminaba como si el mundo le perteneciera; poseían el porte, la seguridad, la insolencia. y destruían la alegría de las personas decentes."

jueves, 7 de junio de 2007

Lolita

Lolita es un libro considerado importante en la literatura, sin embargo yo no soy un hombre culto y solo diré mis opiniones al respecto.
Si bien, mi primera impresión es de un libro difícil de leer. No digo que sea complicado, simplemente es romántico en su forma de narrar. Para aquellos que les gusta la poesía creo que este libro les fascinará. Desafortunadamente no soy uno de ellos!
Aún asi disfruté el libro, especialmente en el inicio y al final. Mas que nada fué porque la primera parte del libro es como si fuera una historia de amor doloroso e imposible, con un toque de erotismo (ok, mucho erotismo!).
Realmente me sorprendió el estilo del autor. Si bien, no habia conocido otro que manejara el lenguaje tan complicadamente. Tanto asi que tengo curiosidad de leer el libro en español para ver como tradujieron ciertas frases de él.
Algo que seguro notaran los que tomen este libro, es que tiene muchas partes en francés, que desafortunadamente no venian traducidas. No estoy hablando de párrafos completos, sino frases entre líneas que supongo son expresiones del personaje de origen europeo. Esto si hizo un poco misterioso y molesto el leer, como si fueran baches en la calle.
Una cosa que si me desagradó fue la narrativa unilateral. Todo el libro se enfoca en solo un punto de vista, dado que es como un tipo de diario. Normalmente esto no sería problema, pero personalmente me quedé con ganas de conocer un poco mas del punto de vista de LO como personaje. Quizás fue intención del autor esconder eso, para demostrar cierta frustración, que si fuese así, logró muy bien.
Me gustaría compartir opiniones respecto a esta obra literaria, porque la verdad es un buen libro aun con este tipo de detalles. Si he de decir una opinión es 'tomate el tiempo de leerlo sin prisas'. Es uno de esos libros que no es para acelerar la historia sino para absorber el momento que describe. Desde esos coqueteos indirectos, hasta las frustraciones de un hombre enamorado.
Como final, he de mencionar que me hizo pensar como el hombre expresa sus sentimientos. Aún si todo lo que sentía era bueno, sus acciones no fueron las mejores para demostrarlo. Acaso será parte de la genetica?

Chibineko

viernes, 1 de junio de 2007

Séptimus

La segunda novela que leo de Virginia Woolf, La señora Dalloway, la cual la encuentro sumamente hermosa. Me deleita su peculiar forma de abordar los pensamientos y la maravillosa manera que encuentra para hilvanar personajes. Uno cuando lee, siempre se puede encontrar frases interesantes como la que he transcrito. Séptimus es un ex-combatiente de la guerra, en una templada y agradable mañana va caminando al lado de su esposa. En el camino, primero se topan con un accidente de carros, y todos creen que los involucrados son alguien de la realeza. Siguen caminando, y se topan con el "viejo gris", con otros personajes pintorescos de Londres, y por supuesto, muy sutilmente con la Sra. Dalloway. ¿Su destino? Visitar un doctor. Séptimus está al borde de la locura..., habla con su viejo amigo, muerto en la guerra, y vio una cabeza que le dijo "un secreteo revelador". Sin duda, Virginia sabía bien de lo que escribía.


"Tropiece uno una vez, escribió Séptimus en el dorso de una tarjeta postal, y la naturaleza humana lo perseguirá."

sábado, 26 de mayo de 2007

"Leer por Leer"

Atareada con la demanda de trabajo que me había llegado tan de repente, llegó sin aviso, el padre de mi jefe a llenar su tiempo libre; era algo muy normal y molesto a la vez. Con sus leves pasos y casi sin sonido, llego y tomo lugar, en una de las cuatro sillas que tenemos en la oficina. La cuarta era la mía. Se sentó detrás de mí, como deseando hacer un tipo de plática, pero que no fuera él, el que la iniciará, si no yo. No le presté atención y continué trabajando. Parecía estar levitando en sus pensamientos, trataba con su silencio, conseguir que yo cediera a su petición. Ya cansada de este juego de silencios, dije algo, lo que se me viniera a la mente, tratando de quitarme de encima ese sofocante silencio que acompañaba al señor: “Mi hermana compró un libro muy bueno. Es de refranes mexicanos, ¿le sacó algunas copias?” dije casi sin pensar. El hombre hizo un gemido de molestia, parecía que no le había agradado mi comentario. Sin aviso gritó unas palabras que me desconcertaron completamente: “A mi no me interesa libros que no dejan nada. Yo quiero leer algo que me deje. ¡Qué enseñen!”. Parecía estar algo molesto por mi inicio de una plática forzada: “¿Por qué dice eso, D.D.?”, seguí investigando el por qué no dejaría algo interesante un buen libro de refranes mexicanos, a lo qué él, aún en tono de molestia seguía diciéndome: “A mi solo me interesa libros que dejen algo de enseñanza. No quiero leer por leer. ¿Tú no sabes de un lugar que vendan libros usados?”

Me comenzó a molestar sus comentarios pero soy amable hasta con este tipo de personas y mencioné lugares que conocía perfectamente; recordé aquel lugar donde vendían libros y que se encuentra por Galeana y 5 de Mayo. Se lo di a conocer y el hombre aún más insoportable que antes, me dijo aún con su mismo tono de exaltación: que en esos lugares ya había estado y que no le interesaba, nada de lo que ahí vendían. Después casi como iluminado por el cielo, recalcó: “Mejor ve al Mercado Juárez; Allí venden muy buenos libros usados. Libros muy educativos. Libros que enseñen”. Recordé, molesta, aquel lugar. Y si, yo ya había ido aquel lugar apestoso y feo.

En aquel lugar (que me comentó), logré divisar algunos libros de mi interés. Encontré un libro de Harry Potter acompañado por el Señor de los Anillos y de ambos pregunte su precio, lo cual eran una exageración porque eran usados y también, porque estaban tan maltratados que dudaría que los fuera a vender al precio que me dijo. Le comenté esto a D.D. y él me observó soprendido, con esos ojos rojizos y olvidados, con su típico tono que ya me molestaba: “¿Por qué lees esa porquería?”

Con todo el respeto que me merece el señor padre de mi jefe pero es un tonto. ¿Qué tiene de malo una hermosa novela de fantasía? ¿Por qué no aprender de un buen refrán? Me enfado su comentario estúpido pero comprendí, antes de exaltarme, que era una persona mayor y que su sentido de cultura era casi nulo, el simple hecho de adorar a un cadáver como ‘santo’ me lo podía decir claramente.

Me reí. ¿Qué más podía hacer? Y dije en carcajadas: “Hay D.D., de acuerdo. La próxima vez que entre a una librería, veré si encuentro un libro que enseñe algo”.

miércoles, 23 de mayo de 2007

La máquina del tiempo

La máquina del tiempo es una obra literaria de H.G. Wells en donde narra la aventura fantástica del Viajero del Tiempo y su máquina que podía hacerlo realidad, donde la cuarta dimensión (teoria que él plantea) es posible pasarla. Incitado por sus compañeros no creyentes, decide hacer el viaje e ir al futuro, esperando poder encontrar un avance en la misma humanidad y con la esperanza de regresar y contar su descubrimiento a sus colegas. Llegando hasta el año 802.701 D. de C., y darse cuenta que la humanidad ha llegado a ser unos simples niños rubios que viven la vida de una manera despreocupada y sin remordimientos. ¿Acaso será éste el futuro de la humanidad? Pero, no todo es como lo imaginó y tras el robo de su máquina, se da cuenta que no solo sus graciosos amigos, eran los únicos que habitaban en ese magnifico lugar. Y entender en sí, el final de la raza humana.

Una excelente historia, si estaba fascinada con la película de George Pal, en el cual maneja la misma tématica, pero agrega ciertos elementos que dan más crédibilidad el viaje hacía el futuro. El actor principal es Rod Taylor; Rod Taylor es "George", el científico y autor del libro.
Sin embargo, a pesar de todo, considero que el libro es mucho mejor, y la adaptación del mismo creo que es buena; pesé que quitaron el elemento suspenso, como lo plantea en el libro, es entretenido e interesante la película.

En conclusión, La máquina del tiempo, es un hermoso libro y mismo, que debe formar parte de cualquier biblioteca. Yo encontré este libro en una edición bastante mala, (sin mencionar la impresión y la repetición de palabras) y aún así me entretuvó.

sábado, 19 de mayo de 2007

Las nubes

Uno de los párrafos que más me gustaron de la novela del alemán Hermann Hesse, Peter Camenzind, es precisamente éste, cuando describe las nubes. Fue la primera novela del autor publicada en 1904.


Mis únicas amistades fueron, en aquellos tiempos, el sol, el lago y las tempestades. Hablaban conmigo me deslumbraban con sus magnificencias, siendo para mí mucho más queridos que cualquier amistad humana, Pero mis favoritas eran las nubes, antepuestas en los favores de mi admiración al brillante lago, a los melancólicos pinos o a las rocas bañadas por el sol.

¡Mostradme un solo hombre que conozca mejor las nubes y las ame más que yo! ¡O indicadme algo que sea en este mundo más hermoso que ellas! Son recreo y consuelo de la vista, bendición y regalo de Dios. Son blandas y tranquilas como las almas de los recién nacidos; son bellas, poderosas y espléndidas como ángeles buenos. Y algunas veces pueden también transformarse y volverse obscuras, amenazadoras y crueles, como unas mensajeras de la muerte. Se deslizan suavemente por el cielo, adquieren tonalidades rosadas con la media luz del crepúsculo y de la aurora y en otras ocasiones semejan almas fugitivas, huyendo sigilosamente de algún invisible enemigo. Unas tienen formas flotantes islas o de ángeles etéreos, otras semejan puños cerrados y amenazadores, o velas hinchadas por el viento, o grullas lanzadas al vuelo. Están suspendidas entre el cielo divino y la mísera tierra, como ejemplo hermoso de todas las ansias y todos los anhelos humanos. Sin eterna pauta del inquieto caminar, del incesante rebuscar, del deseo y del desespero de los hombres. Y así como ellas están suspendidas, tímidas y anhelantes, entre cielo y tierra, penden asimismo, anhelantes y tímidas, entre tiempo y eternidad, las almas humanas.
¡Oh, las nubes hermosas y eternamente cambiantes!

Lolita

Este página es de Nekomancer, pero debido a algo extraño, no pudo publicarlo, y me tome la libertad de publicar algo digno de ser leído. ;)

Dejame entonces remilgadamente eb limitarme para describir que Anabel era una linda niña, mas joven que yo por unos meses. Sus padres eran viejos amigos de mi tia. Habian rentando una villa no muy lejos del Hotel Mirana. Como los odiaba!. Al principio, Annabel y yo platicabamos de asuntos perifericos.

Ella tomaba puñados de arena fina y la dejaba caer entre sus dedos. Nuestros mentes estaban eran de la forma que inteligentes preadolescentes europeos eran en esos dias, y dudo si habia otros individuos que se interesaran en la pluralidad de mundos inhabitados, de tennis competitivo, infinito solipismo y de asi en mas. La suavidad y fragilidad de pequenyos animales nos causaba el mismo dolor.

Ella queria ser una asistente medica en alguna parte de Asia; yo queria ser un espia. Y al mismo tiempo, estabamos locamente, tercamente, desvergonzadamente y agonizadamente enamorados de uno al otro; sin esperanzas, debo añadir, porque ese frenesi de posesion mutua pudo haber sido mitigada solo por nuestra inhibicion y asimilacion de cada particula de nuestras almas y Cuerpo; pero ahi estabamos, incapaces de copular como lo hacian otros jovenes, que lograban hacer en cuanto tenian oportunidad.

Despues de un intento loco de vernos en una noche en su jardin (y muchas veces mas despues), la unica intimidad que nos permitian era de estar a la distancia de un oido pero no de la vista de la parte populosa de la 'plage'. Ahi, en la suave arena, a unos cuantos metros de nuestros padres, nos pasabamos toda la manyana, en un paroxysmo petrificado de deseo, y nos aprovechabamos de cada espacio bendito en el espacio y tiempo para tocarnos: su mano, medio escondida en la mano, se acercaban a mi a escondidas, sus delgados dedos cafeces caminando sonambulos cada vez mas cerca; despues, su opalesciente rodilla empezaba un viaje cauteloso; a veces una oportunidad terraplenie aparecia causada por los niños, y nos daba suficiente encubrimiento para tocar nuestros salados labios; estos contactos incompletos nos llevo nuestros saludables e inexperienciados cuerpos jovenes a tal estado de exhasperacion que ni el azul agua fria, debajo de la cual aun nos tocabamos, era suficiente para traer alivio.

De los tesoros perdidos en los viajes de mis dias jovenes, habia una foto tomada por mi tia en la cual mostraba Annabel, sus padres y un caballero viejo Dr. Cooper, que ese mismo verano cortejo a mi tia, sentados alrededor de una mesa en un café. Annabel no salio bien, atrapada en el momento en que se fijaba en su 'chobolatglacé', y solo se notaban sus delgados hombros desnudos y la parte donde se rompia sus cabellos (en lo que recuerdo) entre la luz de un dia soleado donde su belleza quedaba. Esa foto fue tomada en el ultimo dia de nuestro fatal verano y justo unos minutos antes que hicieramos un segundo y ultimo esfuerzo por romper nuestro destino frustrante. Bajo los pretextos mas tontos (como era nuestro ultima oportunidad, y nada nos importaba) escapamos del cafe a la playa, y encontramos una parte desolada de arena, en donde, bajo la sombra violeta de unas rocas formando un tipo de cueva, tuvimos una sesion de caricias avidas, con solo unos lentes olvidados por alguien como testigo. Yo estaba en mis rodillas, y a punto de poseer mi querida, cuando dos banyistas con barba, un hombre del mar y su hermano, salieron del mar con exclamaciones vulgares nos alentaron, y cuatro meses depues, ella murio de tifoidea en Corfu.

jueves, 17 de mayo de 2007

Al Faro

Al Faro (1927) majestualmente concebida, cuyos diálogos internos de los diversos personajes forman el argumento en sí de la historia. Para mi humilde opinión, estoy maravillada en el proceso en cómo Woolf hacía hablar a sus personajes, y con una tan sútil manera tácita te lleva a sus escenarios ingleses de principios del siglo XX. Leerlo me ha parecido como ver una película en donde todas las escenas son importantes, y son vistas en cámara lenta y en close-up. El fino detalle de las conversaciones y reflexiones internas de cada uno de los personajes fue uno de los aportes más importantes de la escritora, ayudando a la renovación de la novela clásica que autores como las hermanas Brontë, Charles Dickens, Gustave Flaubert y Jane Austen habían legado.


Es lícito, incluso al héroe al punto de morir, pensar cómo han de hablar de él los hombres en el porvenir. Quizá dure su fama dos mil años. -¿Y qué son dos mil años?- preguntó irónicamente Mr. Ramsay, fijos los ojos en el seto. ¿Qué es en verdad, el interminable transcurso de los años, contemplando desde la cumbre de una montaña? Más que Shakespeare durarán las piedras que pisamos con nuestros zapatos.

Concibiendo "Al Faro"

No puedo por demás dejar de exclarmar lo tan enamorada que me encuentro de Virginia Woolf. Después de leer sus diarios personales del intervalo de años 1925 al 1930 he descubierto una mujer extraordinaria. En estos años, la escritora londinense bosquejó y publicó sus libros más importantes en su carrera como tal; entre ellos se encuentra "Al faro", una novela autobiográfica, publicada el 5 de mayo de 1927, cuando Woolf tenía 45 años de edad. Sea por lo íntimo que imprimió en dicha novela, le preocupaba mucho las críticas, y por varias semanas tuvo que guardar cama por el estrés al que se sometía, sin embargo, también las críticas le ayudaban en buena medidada en concebir más ideas.

"Mi libro. ¿De qué sirve que una sea indiferente a las críticas cuando los elogios positivos, aunque mezclados con culpa, te dan tal impulso que en lugar de sentirte seca te sientes, por el contrario, inundada de ideas?" (Miércoles, 11 de mayo de 1927)

Querido Tim


Tim es un gato que vive con un dibujante de comics llamado Timoteo. Tim es el diminutivo de Timoteo, que es realmente el nombre que le puso el dibujante cuando se lo encontró trepado en una rama del castaño de su jardín. No deja de ser una deferencia haberle puesto su mismo nombre. Timoteo es un hombre entrañable, al que adoran los niños, que vive solo en su casita con su fiel sirvienta Quiteria. Todos los días va su secretaria Jesusa, que es la que le lleva sus asuntos y a la que quiere como a una nieta. La llegada de Tim parece cambiar algo la rutina cotidiana de la vida de Timoteo. Trata de imaginarse la vida anterior de Tim, de la que ha podido reconstruir sólo una parte gracias a Ventosa, anterior dueño del gato, un presuntuoso y acaudalado aspirante a la política.
Novela de Carmen Kurtz, edición de 1983. Un libro que será un encanto para los amantes de la buena literatura.

sábado, 12 de mayo de 2007

El Alquimista

El alquimista es un libro del autor Paulo Coelho, que trata de la vida y aventuras de Santiago, un joven de 16 años aproximadamente que desde pequeño siempre había vivido en España. Al principio, su padre lo convenció de entrar en un seminario y ser sacerdote, pero su deseo de viajar lo llevó a ser pastor. El libro se introduce de la siguiente forma:

"Cuando una persona desea realmente algo, el Universo entero conspira para que pueda realizar su sueño. Basta con aprender a escuchar los dictados del corazón y a descifrar un lenguaje que esta más allá de las palabras, el que muestra aquello que los ojos no pueden ver."

El libro en general, trata de sueños y los medios que utilizamos para alcanzarlos, de los azares de la vida y las señales que se presentan a lo largo de la misma (saber comprender y observar dichas señales).

En libro que debe de estar en la coleeción de todo buen lector.

miércoles, 2 de mayo de 2007

Rut 1:16-17

Dejando a un lado su valor religioso, la Biblia es una fuente importante dentro de la literatura. Habla de la historia del pueblo hebreo a lo largo de varios siglos, y se puede ver los impactos que tuvieron culturalmente a medida que dicho pueblo fue sometido a conquistas, exclavitud, etc.
La Biblia, cuya palabra es el plural de
biblion que significa libro, siempre ha sido elemento constante a lo largo de mi vida desde que hice mi primera comunión, alrededor de los diez años. Los siguientes versículos son exatrídos del libro de Rut, y bueno, qué decir, se me hacen sumamente románticos ^_^U.

No me obligues a dejarte yéndome lejos de ti, pues a donde tú vayas, iré yo; y donde tú vivas, viviré yo; tu pueblo será mi pueblo y tu Dios será mi Dios. Donde tú mueras, allí también quiero morir y ser enterrada yo. Que el Señor me castigue como es debido si no es la muerte la que nos separe. Rut 1:16-17

Las Mujeres y Los Carros

Los hombres ven a las mujeres, como los hombres ven a los carros. Todos ven al Ferrari; de vez en cuando ven al pickup, y todos terminan con el auto familiar. Los hombres son mas funcionales, es verdad!. Lo interesante es que seguido encontramos la chica perfecta y despues, por el gusto al Ferrari y/o el Pickup, intentamos evadir el auto familiar tanto como podemos.

No me mal entiendan. Se que estoy haciendo las mujeres parecer objetos, pero lo hago sin malas intenciones. Se que en mi corazon no tengo ningun mal deseo por ello. Es simplemente la forma en que hablamos de todo. Vemos una foto en Playboy y decimos "Wow! que bonitas curvas". Pero cuando empezamos a conocer a la mujer como persona, deja de ser objeto.

Me pregunto si es similar pero lo contrario las mujeres? Por mera apariencia, nos proyectan toda clase de sentimientos en nosotros que no estan ahi: "Este chico es asi y asi, y puedo saber que me quiere." Luego que nos llegan a conocer, nosotros terminamos siendo objetos. "Ya lo sabia, solo era un papanatas."

Vale la pena ponerse a pensar.

El peligro es cuando los hombres empiezan objetificando - con carros y juguetes - lo siguen haciendo. Las mujeres no son como los carros. Para nada. Llamamos a los carros y botes como 'ellas' pero solo es un juego inocente. Las mujeres no son objetos. Pero es la forma natural en la que pensamos: creamos, arreglamos, y construimos objetos. Asi que es lo primero que pensamos de las mujeres, desde los tiempos que rompiamos rocas con un garrote. Si pudieramos tener sexo con los carros todo seria mas facil, pero luego seriamos una especie de menos numeros.

-- Tim Allen, Nunca te Acerques a un Hombre Desnudo

Comentarios: Jajaja

martes, 1 de mayo de 2007

Tiempo

En las relaciones humanas el tiempo separa más que el espacio.

José Ortega y Gasset, filósofo español

lunes, 30 de abril de 2007

viernes, 27 de abril de 2007

No te Acerques a un Hombre Desnudo

Siempre que termino un libro hay un problema... que leer ahora?? Creo que en su mayor expresion es este sitio. Quizas agarre por fin uno de Hermane Hesse o tal vez termine de leer uno de lesbianismo.

Creo que buscar un libro bueno es dificil, porque elegir por su portada es medio tonto (termino agarrando los libros con chicas desnudas en la portada.. honestamente). Aun no intento el metodo de Wins (oler un libro, que creo que hare la proxima).

De momento, en uno de mis viajes a la ciudad, me tope con una tienda de cosas de segunda. Por segundas, me refiero que traen cosas usadas y la neta, lo mejor de esos lugares solo son los juguetes y los libros.

Asi pues, me encontre un libro que me llamo la atencion (y no, no tenia una chica desnuda). Pero es un libro de Tim Allen, un comico americano que veia de pequenyo. Era un personaje que siempre alentaba el orgullo de ser hombre. A primera podria ser algo machista, pero siempre lo hacia con un toque simpatico que solo te hacia reir.

El libro que escribio se llama 'No te Acerques a un Hombre Desnudo' y trata de su peculiar punto de vista en lo que es ser hombre. No es nada profundo ni mucho menos cientifico, solo es el punto de vista de un hombre simpatico.

Es curioso porque yo me he preguntado eso en estos dias y al leer cosas como 'porque las bicicletas de mujer y hombre son diferente' o 'porque es tan dificil de hablar de la vagina con tu hija' pues solo puedo reir un poco y sentirme igual de perdido, pero sabiendo que no soy el unico en el mundo con estas inquietudes.

La verdad, al libro lo calificaria como 'algo que leer mientras no haya otro'. Ya me acostumbre a estar siempre leyendo algo. Es uno de mis pasatiempos favoritos (y si.. me gusta el escape de un buen libro).

Porque los huevos de un hombre son muestra de valor, 'hazlo con huevos!', si son lo primero que se esconde ante el frio (XD) Porque no hay el mismo orgullo para los ovarios! -- Tim Allen

viernes, 20 de abril de 2007

Un buen libro

El mejor libro para leer es aquel que te haga olvidar cuanto tengas en la mente; que te transporte a la época que se redacté y te haga imaginar los lugares, personas y sentimientos, hasta el punto de no pensar más en tus problemas personales.
Para el autor, el que imagines sus palabras y las transformes en palabras de favoritismo o de desagrado, es un logró importante, el cual pocos tienen ese deleite. Si el libro te recuerda constantemente lo que tratas día a día, y tan solo este, te deja con un sentimiento de imposibilidad, no cumple su finalidad. Es bastante molesto escuchar a personas decir que son buenos libros aquellos que hablan de como ganar dinero si se compra ese libro, o la destino de tu pareja ideal se encuentra en las páginas de ellos. Incluso, esos "libros", los titulan "Best Sellers" por ser los más vendidos, supongo que existen muchas personas que piensan igual.
Un buen libro es aquel que te hace pensar en grande y te aporta algo interesante. Qué te deja con esa sensación de libertad y frescura. Qué al levantar la cabeza y miras a las personas caminar, les dices por dentro: "Soy feliz". En medio del silencio, encuentras paz ante tanta insertidumbre. Un buen libro debe de cumplir con esa regla: "quiero leer otro".
Si actualmente, estás leyendo un libro y cada vez que terminas de leer o tienes que dejarlo, al levantar la cabeza y ves a las personas caminar dices esto, quiere decir que se trata de un buen libro. Si al levantar la cabeza no dices esto, deberías de pensar que es lo que te gustaría leer.
Te daré un Tip, puedes darte una vuelta por cualquier librería y mirar todos los libros, después de encontrarlo, al abrirlo en cualquier página y lo hueles, si te gusta su olor, será un buen libro para tí. "Haz la prueba"

miércoles, 18 de abril de 2007

El cuadro de Goethe

"El lobo estepario" de Hermann Hesse es uno de los tantos libros que me gustan de este autor, aunque, a decir verdad, todos los libros que he leído de él me han gustado de una u otra forma. El siguiente texto corresponde cuando Harry sale disgustado de la visita a un amigo tan solo porque tuvo una opinión distinta; vagando en la noche, en un bar conoce a Armanda.
Me gusta esta charla porque de alguna forma me identifico. Es decir, cuántas veces no nos empeñamos a que algo debe ser de determinada forma "porque sí", y lo creemos con vehemencia que cuando alguien externa algo distinto o contrario nos hace una grande ofensa que, dependiendo de nuestro caracter, actuamos para contrarrestrar el "ataque".

-Verá usted -empecé-. Ha sido en realidad una futesa. Yo estaba convidado, en casa de un profesor -yo por mi parte no lo soy-, y en verdad no hubiera debido ir, ya no estoy acostumbrado a estar sentado así con la gente y charlar; he olvidado esto. Entré ya en la casa con la sensación de que no iba a salir bien la cosa. Cuando colgué mi sombrero pensé que acaso muy pronto tendría que volver a necesitarlo. Bueno, y en casa de este profesor había allí sobre la mesa un cuadro... necio, que me puso de mal humor...
-¿Qué cuadro era ése? ¿Por qué te puso de mal humor? -me interrumpió ella.
-Sí, era un retrato que representaba a Goethe, ¿sabe usted?, al poeta Goethe. Pero allí no estaba como en realidad era. Claro que esto, a decir verdad, no lo sabe nadie con exactitud; murió hace cien años. Sino que cualquier pintor moderno había representado allí a Goethe tan almibarado y peinadito como él se lo había figurado, y este retrato me exasperó y me fue horrorosamente antipático. No sé si comprende usted eso. (...) Pero en primer lugar me molestaba por el propio Goethe, a quien yo, en verdad, quiero mucho, mucho, y luego que tuve que pensar -pensé o sentí- sobre poco más o menos esto: aquí estoy sentado con personas a las que considero mis iguales y de las que yo pienso que también ellos han de amar a Goethe como yo y se habrán forjado de él un retrato semejante al que yo he me he forjado, y ahora resulta que tienen ahí de pie este retrato sin gusto, falseado y dulzón y lo encuentran magnífico y no se dan cuenta de que el espíritu de este cuadro es precisamente lo contrario al espíritu de Goethe. Hallan maravilloso el retrato, y por mí pueden hacerlo si quieren, pero para mí se acabó de una vez toda confianza en estas personas, toda amistad con ellas y todo sentimiento de afinidad y de solidaridad. Por lo demás, la amistad no era grande tampoco. Me puse, pues, furioso y triste, y vi que estaba solo y que nadie me entendía. ¿Comprende usted?
-Es bien fácil de comprender, Harry. ¿Y luego? ¿Les tiraste el retrato a la cabeza?
-No; empecé a lanzar improperios y eché a correr, quería ir a casa, pero...
-Pero allí no te hubieras encontrado a la mamá que consolara o reprendiera al hijo incauto. Está bien, Harry; casi me das lástima; eres un espíritu infantil sin igual.
(...)
-Vamos a ver- empezó ella de nuevo-. Resulta que Goethe se murió hace cien años y Harry lo quiere mucho y se ha hecho una maravillosa idea de él y del aspecto que tendría, y a esto tiene Harry perfecto derecho, ¿no es eso? Pero el pintor, que también siente su entusisasmo por Goethe y se ha forjado de él una imagen, ése no tiene derecho, y el profesor tampoco, y en realidad nadie, porque eso no le gusta a Harry, no lo tolera, porque tiene que vociferar y echar a correr. Si fuese prudente se reiría sencillamente del pintor y del profesor. Si fuese un loco, les tiraría su Goethe a la cara. Pero como no es más que un niño pequeño, se va corriendo a su casa y quiere ahorcarse. He comprendido muy bien tu historia. Es una historia cómica. Me hace reír.

lunes, 16 de abril de 2007

Marianne descubre el secreto de Lucy Steele

"Sentido y sensibilidad" fue escrita por Jane Austen y publicada en 1811. Han hecho una muy buena película de esta novela (Sensatez y Sentimientos). Esta es una de mis partes favoritas, donde Marianne se entera que su "insensible" hermana mayor Elinor sabía de la relación de Edward con otra mujer. Hasta este momento, la apariencia fría, irrompible y de absoluto control de la mayor de las hermanas Dashwood, se quiebra.

En su primero intento de comunicación, no había podido ir más allá de establecer el hecho del compromiso y el tiempo que tenía de existencia. Irrumpieron entonces las emociones de Marianne, poniendo fin a todo orden en la descripción de los pormenores; y durante algunos momentos, todo lo que pudo hacerse fue calmar su aflicción, tranquilizar sus temores y combatir su resentimientos. La primera pregunta que hizo, que abrió el camino a nuevos detalles, fue:
-¿Y hace cuánto tiempo que lo sabes, Elinor? ¿Te ha escrito él?
-Lo he sabido desde hace cuatro meses. Cuando Lucy fue por primera vez a Barton Park en noviembre del año pasado, me habló en privado de su compromiso.
Ante estas palabras, Marianne expresó con sus ojos lo que sus labios no podían formular. Tras un momento de asombrado silencio, exclamó:
-¡Cuatro meses! ¿Lo has sabido durante cuatro meses?
Elinor lo confirmó.
-¡Cómo! ¿Mientras cuidabas de mí cuando yo estaba sumida en el dolor, tu corazón cargaba con todo esto? ¡Y yo que te he reprochado ser feliz!
-No era conveniente que en esos momentos tú supieras cuán opuesto a eso era mi sentir.
-¡Cuatro meses! -volvió a exclamar Marianne-. ¡Y tú tan tranquila, tan alegre! ¿En qué te has sostenido?
-En sentir que estaba cumpliendo mi deber. Mi promesa a Lucy me imponía el secreto. Le debía a ella, entonces, evitar cualquier indicio de la verdad; y le debía a mi familia y a mis amigos evitarles una preocupación por causa mía que no estaría en mis manos solucionar.

(...)

-Te entiendo. Supones que mis sentimientos nunca han sido muy fuertes. Durante cuatro meses, Marianne, todo esto me ha pesado en la mente sin haber podido hablar de ello a nadie en el mundo; sabiendo que, cuando lo supiera, tú y mi madre serían enormemente desgraciadas, y aun así impedida de prepararlas para ello ni en lo más mínimo. Me lo contó... de alguna manera me fue impuesto por la misma persona cuyo más antiguo compromiso destrozó todas mis expectativas; y me lo contó, así lo pensé, con aire de triunfo. Tuve, por tanto, que vencer las sospechas de esta persona intentando parece indiferente allí donde mi interés era más profundo. Y no ha sido sólo una vez; una y otra vez he tenido que escuchar sus esperanzas y alegrías. Me he sabido separada de Edward para siempre, sin saber ni siquiera una circunstancia que me hiciera desear menos la unión. Nada hay que lo haya hecho menos digno de aprecio, ni nada que asegure que le soy indiferente. He tenido que luchar contra la mala voluntada de su hermana y la insolencia de su madre, y he sufrido los castigos de querer a alguien sin gozar de sus ventajas. Y todo esto ha estado ocurriendo en momentos en que, como tan bien lo sabes, no era el único dolor que me afligía. Si puedes creerme capaz de sentir alguna vez... con toda seguridad podrías suponer que he sufrido ahora.

La Hija del Curandero

Fragmento de la Hija del Curandero. Como siempre, Amy Tan tiene esa forma casual y bonita de hacer la narrativa placentera.

Con palabras chinas, LuLing podia inculcar sabiduria a ruth. Podia prevenirla contra los peligros, la enfermdad y la muerte.
- No juegues con ella, tiene demsiados germenes- habia dicho en una ocasion a la Ruth de seis anyos, senyalando a la ninya de enfrente. Se llamaba Teresa, le faltaban los dos incisivos superiores, llevaba un vestido cubierto de marcas de deods y tenia una costra en la rodilla-. La he visto recoger un caramelo de la acera y comerselo. Y mira esa nariz; esparciendo su enfermedad por todas partes.

A Ruth le cai bien Teresa. Se reia mucho y siempre tenia los bolsillos llenos de cosas encontradas: bolas de papel de aluminio, canicas rotas, cabezas de flores. Ruth acaba de cambiarse d escula y Teresa era la unica ninya que jugaba con ella. Ninguna de las dos era muy popular
- Me has oido? - dijo LuLing.
- Si - respondio Ruth

Al dia siguiente, Ruth estaba jugando en el patio de la escuela. Su madre estaba lejos, vigilando a otros ninyos. Ruth subio al tobogan, desaeando deslizarse por la sinuosa rampa plateada y caer en la arena fresaca y oscura. Lo habia hecho una docen de veces con Teresa, sin qeu su madre las viera.
Pero entonces una voz familiar, potente y aguda, resono en el patio:
- No, Luyi para! Que haces? Quieres romperte el cuerpo por la mitda?

Ruth se detuvo en lo lato de la escalera, paralizada de verguenza. Su madre era celadora de lso ninyos de parvulario, ella estaba en primero! Abajo, sus companyero de clase reian.
- Esa es tu madre? - gritaron - Y que es esa jerigonza?
- No es mi madre! - exclamo Ruth - No se quien es! - Los ojos de su madre se clavaron en los suyos. Aunque estaba en el otro extremo del patio, lo oia y lo veia todo. etnia ojos magicos en la nuca.

No puedes pararme, penso Ruth con furia. Se lanzo por el tobogan, de cabeza y con los brazos abiertos - la postura que solo adoptaban los ninyos mas valientes y revoltosos - y descendio como un relampago hacia la arena. Aterrizo de cara, con tanta fuerza, que se mordio el labio, se golpeo la nariz, se le rompiero las gafas y se fracturo un brazo. Permanecio inmovil en el suelo. El mundo ardia en una lluvai de rayos rojos.

- Ruthie esta muerta! - grito un ninyo. Las ninyas empezaron a chillar.
no estoy muerta, quizo gritar Ruth, pero era como hablar en un suenyo. De su boca no salia ningun sonido. Sera verdad que habia muerto? La muerta era eso: el goteo de la nariz, el dolor en la cabeza y el brazo, la forma en que se movia, lenta y torpemente como un elefante en el agua? Pronto sintio unas manos conocidas tocandole la cabeza y el cuello. Su madre la leventaba, murmurando con ternura:
- Ay-ya, porque eres tan tonta? Mirate.

La sangre manaba de su nariz y caia sobre la blusa blanca, manchando el ancho cuello ribeteando con puntilla. tendida languidamente en el regazo de su madre, vio la cara de Teresa y de otros ninyos que la observaban desde arriba. Noto que estaban asustados, pero tambien fascinados. SI hubiera podido moverse, habria sonreido. POr fin le prestaban atencion, por fin se fijaban en la ninya nueva. entonces miro la cara de su madre, las lagrimas resbalando por sus mejillas, caynedo sobre su propia cara como humedos besos. No estaba enfadada, sino preocupada, llena de amor. Ruth se sorprendio tanto que olvido el dolor.

domingo, 15 de abril de 2007

La Princesa Voladora

El siguiente texto lo he extraído del diario personal de Virginia Woolf. En él escribía lo que pensaba, lo que sentía; escribía sobre sus visitas, la hora del té, y las personas que la visitaban o sus amigos o parientes, siempre describiéndolos; y como buen diario, escribía sobre las cosas que pasaban en su entorno. Este relato se refiere a dos capitanes y una princesa que intenaron hacer el primer vuelo transatlántico hacia el oeste en un monoplano y que jamás se les volvieron a ver. Me maravilla la manera en cómo especula sobre la situación, y sobre todo, me sorprende que siendo todo esto lejano a ella, se haya inquietado de tal forma como para escribirlo en su diario personal.


La Princesa Voladora, no recuerdo cómo se llamaba, se ha ahogado con sus calzones de cuero morados. Por lo menos eso supongo. Se les acabó la gasolina a media noche del jueves, cuando el aeroplano debió de posarse suavemente sobre las largas y lentas olas del Atlántico. Supongo que encenderían una luz que dibujaría una raya en el agua. Allí descansaron un momento o dos. Los pilotos, creo, se volvieron a mirar a la ordinaria princesa de anchas mejillas y ojos desesperados, con sus calzones morados, y supongo que hicieron algún comentario desesperado y mordaz: se ha acabado la partida, lo sentimos; la suerte nos ha vuelto la espalda; y ella se limitó a mirarlos fíjamente; y entonces una ola rompió sobre la ala; y el aparato se escoró. Y ella dijo algo teatral, me imagino; nadie era sincero; todos interpretaban un papel; nadie gritó; la suerte nos ha vuelto la espalda, o algo así, dijeron y luego: Hasta la vista; y al primer hombre se lo llevó el agua y desapareció; y luego vino una gran ola y la princesa levantó los brazos y se hundió; y el tercer hombre permaneció a salvo por un segundo mirando las olas, tan pacientes, tan implacables, y la luna, que lo contemplaba todo gravemente; y luego, con un seco bufido, él también fue derribado, y el aeroplano se balanceó y volcó, a muchas millas de cualquier parte, frente a las costas de Terranova, mientras yo dormía en Rodmell y Leonard cenaba con los Craniums en Londres.

Hablando de primeros libros

Definitivo, si hago memoria, los primeros libros que robaron mi atención fueron los cuentos. Mamá tenía un gordo libro verde, de muy pocas ilustraciones por cierto, de cuentos de los hermanos Grimm. Fue mi fascinación.
Otros libros importantes en mi vida, o que fueron esos "primeros libros", fueron una serie de libros de fabulas, leyendas y cuentos, que todavía están en mi librero, aunque ya no están todos los tomos. Me fascinaban. Las fabulas son de Le Fontaine (no sé si lo escribí bien), y los cuentos así como las leyendas eran de todas partes del mundo. Mis favoritos eran los cuentos escandinavos o la parte norte de Europa, y las leyendas de México. Esto es en cuanto a mi niñez.

Para cuando llegué a mi 1.70 de estatura, que fue a los 13 o 14 años, mi madre, una literata en ciernes y que ahí se quedó, para aquel entonces deshizo su biblioteca personal y me regaló algunos de sus libros. Así que empecé a leer a Emma Godoy y su libro "¿La mera verdad o puros cuentos?"; que consistía en una serie de relatos ocurridos en México. Sinceramente, yo no los comprendía bien, y hacer lectura de ese libro me llenaba de misticismo la imaginación. Otro que me regaló mi madre, y que hasta la fecha sigo sin entender es uno que se llama "Yo estoy bien y tú eres una porquería". Por cierto, ignoro por qué una madre regalaría libros así a su hija adolescente, ¿no hubiera sido más adecuado algo estilo Carlos Cuauthemoc Sánchez? En fin, rarezas de una madre.

sábado, 14 de abril de 2007

El primer libro

Mi primer libro de lectura fue sin lugar a dudas el de Herman Hesse, "Demian"; un libro que considero YAOI. Aunque no en su totalidad, es un excelente libro. Recuerdo que antes me tardaba tanto leyendo, creo que ese libro tan pequeño lo vine terminando en dos años. Era una vergüenza para este club; Recuerdo que ese librito, que estaba muy maltratado, me lo había prestado Sara, un ex-compañera de secundaria. Me dijo que estaba muy padre y era genial. A ella le gustaba muchoYo lo leí y cuando lo terminé estaba extasiada. En la facultad, recuerdo que una compañera me lo pidió prestado para hacerle una portada y no me lo regresó después. Estuve mucho tiempo buscando el librito tal y como me lo han prestado ya que se convirtió en uno de mis lecturas predilectas. Duré mucho tiempo sin el libro. Hasta que una tarde de visita en el centro, encontré, en la librería Crystal, una muy escondida, mi libro que había perdido. Ese fue mi primer libro aparte de los que mi madre me leía o me prestaba. Y podría decir, que mi autor de lleno al mundo de la lectura fue Herman Hesse.
Creo que deberíamos de hablar de como iniciamos en el mundo de la lectura para recordar bellos momentos. Sinceramente, era muy gratificante viajar en el camión y recordar paso por paso, lo que habías leido con tanta emoción.
Algo curioso, es que otro compañero, amigo intimo de la chica que me prestó el libro, notó que era admiradora de Herman Hesse, y me prestó otro, llamado "El lobo estepario", realmente no fue algo que me engentará. Si me gusto, pero no tanto como el de "Demian".
Aunque esa es otra historia.

Lectores