sábado, 19 de mayo de 2007

Lolita

Este página es de Nekomancer, pero debido a algo extraño, no pudo publicarlo, y me tome la libertad de publicar algo digno de ser leído. ;)

Dejame entonces remilgadamente eb limitarme para describir que Anabel era una linda niña, mas joven que yo por unos meses. Sus padres eran viejos amigos de mi tia. Habian rentando una villa no muy lejos del Hotel Mirana. Como los odiaba!. Al principio, Annabel y yo platicabamos de asuntos perifericos.

Ella tomaba puñados de arena fina y la dejaba caer entre sus dedos. Nuestros mentes estaban eran de la forma que inteligentes preadolescentes europeos eran en esos dias, y dudo si habia otros individuos que se interesaran en la pluralidad de mundos inhabitados, de tennis competitivo, infinito solipismo y de asi en mas. La suavidad y fragilidad de pequenyos animales nos causaba el mismo dolor.

Ella queria ser una asistente medica en alguna parte de Asia; yo queria ser un espia. Y al mismo tiempo, estabamos locamente, tercamente, desvergonzadamente y agonizadamente enamorados de uno al otro; sin esperanzas, debo añadir, porque ese frenesi de posesion mutua pudo haber sido mitigada solo por nuestra inhibicion y asimilacion de cada particula de nuestras almas y Cuerpo; pero ahi estabamos, incapaces de copular como lo hacian otros jovenes, que lograban hacer en cuanto tenian oportunidad.

Despues de un intento loco de vernos en una noche en su jardin (y muchas veces mas despues), la unica intimidad que nos permitian era de estar a la distancia de un oido pero no de la vista de la parte populosa de la 'plage'. Ahi, en la suave arena, a unos cuantos metros de nuestros padres, nos pasabamos toda la manyana, en un paroxysmo petrificado de deseo, y nos aprovechabamos de cada espacio bendito en el espacio y tiempo para tocarnos: su mano, medio escondida en la mano, se acercaban a mi a escondidas, sus delgados dedos cafeces caminando sonambulos cada vez mas cerca; despues, su opalesciente rodilla empezaba un viaje cauteloso; a veces una oportunidad terraplenie aparecia causada por los niños, y nos daba suficiente encubrimiento para tocar nuestros salados labios; estos contactos incompletos nos llevo nuestros saludables e inexperienciados cuerpos jovenes a tal estado de exhasperacion que ni el azul agua fria, debajo de la cual aun nos tocabamos, era suficiente para traer alivio.

De los tesoros perdidos en los viajes de mis dias jovenes, habia una foto tomada por mi tia en la cual mostraba Annabel, sus padres y un caballero viejo Dr. Cooper, que ese mismo verano cortejo a mi tia, sentados alrededor de una mesa en un café. Annabel no salio bien, atrapada en el momento en que se fijaba en su 'chobolatglacé', y solo se notaban sus delgados hombros desnudos y la parte donde se rompia sus cabellos (en lo que recuerdo) entre la luz de un dia soleado donde su belleza quedaba. Esa foto fue tomada en el ultimo dia de nuestro fatal verano y justo unos minutos antes que hicieramos un segundo y ultimo esfuerzo por romper nuestro destino frustrante. Bajo los pretextos mas tontos (como era nuestro ultima oportunidad, y nada nos importaba) escapamos del cafe a la playa, y encontramos una parte desolada de arena, en donde, bajo la sombra violeta de unas rocas formando un tipo de cueva, tuvimos una sesion de caricias avidas, con solo unos lentes olvidados por alguien como testigo. Yo estaba en mis rodillas, y a punto de poseer mi querida, cuando dos banyistas con barba, un hombre del mar y su hermano, salieron del mar con exclamaciones vulgares nos alentaron, y cuatro meses depues, ella murio de tifoidea en Corfu.

3 comentarios:

Minako Asuka dijo...

Ya van varios escritos donde alguien perece por tifoidea, sí que era mortal a inicio del pasado siglo, y pensar que mi hermano, mi cuñada, y sabrá cuánta gente en la actualidad enferma de eso, pero ahí siguen...

Una pregunta Chibi, ¿por qué escoger este relato para postear? ^^

Wins Caballero dijo...

¡Qué historia tan triste! Es interesnante... Siendo honesta: el libro lo ví en una librería de Monterrey, y al leer lo que el libro trataba no me gustó ^^
Pero es muy triste la parte esa. ¿Por qué te llamo tanto este libro? Me dijo Minako que lo mandaste a pedir.

Nekomancer dijo...

Bueno, este pasaje lo puse, porque es de las primeras cosas que sale en el libro. Es como la introduccion a la historia.

La neta no sabia que esperar de este libro, y pues este pequenyo cuento me cautivo e hizo que si me quedara con ganas de leer lo demas. Siempre he tenido problemas leyendo libros de otras epocas, porque se me hace dificil la lectura.

Ademas me gusta esa frustracion.

Por cierto, si lo mande pedir. Fue algo que habia querido leer desde hace anyos. Por fin lo estoy leyendo!

Lectores