lunes, 16 de abril de 2007

Marianne descubre el secreto de Lucy Steele

"Sentido y sensibilidad" fue escrita por Jane Austen y publicada en 1811. Han hecho una muy buena película de esta novela (Sensatez y Sentimientos). Esta es una de mis partes favoritas, donde Marianne se entera que su "insensible" hermana mayor Elinor sabía de la relación de Edward con otra mujer. Hasta este momento, la apariencia fría, irrompible y de absoluto control de la mayor de las hermanas Dashwood, se quiebra.

En su primero intento de comunicación, no había podido ir más allá de establecer el hecho del compromiso y el tiempo que tenía de existencia. Irrumpieron entonces las emociones de Marianne, poniendo fin a todo orden en la descripción de los pormenores; y durante algunos momentos, todo lo que pudo hacerse fue calmar su aflicción, tranquilizar sus temores y combatir su resentimientos. La primera pregunta que hizo, que abrió el camino a nuevos detalles, fue:
-¿Y hace cuánto tiempo que lo sabes, Elinor? ¿Te ha escrito él?
-Lo he sabido desde hace cuatro meses. Cuando Lucy fue por primera vez a Barton Park en noviembre del año pasado, me habló en privado de su compromiso.
Ante estas palabras, Marianne expresó con sus ojos lo que sus labios no podían formular. Tras un momento de asombrado silencio, exclamó:
-¡Cuatro meses! ¿Lo has sabido durante cuatro meses?
Elinor lo confirmó.
-¡Cómo! ¿Mientras cuidabas de mí cuando yo estaba sumida en el dolor, tu corazón cargaba con todo esto? ¡Y yo que te he reprochado ser feliz!
-No era conveniente que en esos momentos tú supieras cuán opuesto a eso era mi sentir.
-¡Cuatro meses! -volvió a exclamar Marianne-. ¡Y tú tan tranquila, tan alegre! ¿En qué te has sostenido?
-En sentir que estaba cumpliendo mi deber. Mi promesa a Lucy me imponía el secreto. Le debía a ella, entonces, evitar cualquier indicio de la verdad; y le debía a mi familia y a mis amigos evitarles una preocupación por causa mía que no estaría en mis manos solucionar.

(...)

-Te entiendo. Supones que mis sentimientos nunca han sido muy fuertes. Durante cuatro meses, Marianne, todo esto me ha pesado en la mente sin haber podido hablar de ello a nadie en el mundo; sabiendo que, cuando lo supiera, tú y mi madre serían enormemente desgraciadas, y aun así impedida de prepararlas para ello ni en lo más mínimo. Me lo contó... de alguna manera me fue impuesto por la misma persona cuyo más antiguo compromiso destrozó todas mis expectativas; y me lo contó, así lo pensé, con aire de triunfo. Tuve, por tanto, que vencer las sospechas de esta persona intentando parece indiferente allí donde mi interés era más profundo. Y no ha sido sólo una vez; una y otra vez he tenido que escuchar sus esperanzas y alegrías. Me he sabido separada de Edward para siempre, sin saber ni siquiera una circunstancia que me hiciera desear menos la unión. Nada hay que lo haya hecho menos digno de aprecio, ni nada que asegure que le soy indiferente. He tenido que luchar contra la mala voluntada de su hermana y la insolencia de su madre, y he sufrido los castigos de querer a alguien sin gozar de sus ventajas. Y todo esto ha estado ocurriendo en momentos en que, como tan bien lo sabes, no era el único dolor que me afligía. Si puedes creerme capaz de sentir alguna vez... con toda seguridad podrías suponer que he sufrido ahora.

1 comentario:

Wins, El Quinto Elemento dijo...

LA PARTE MÁS INTERESANTE DE LA PELÍCULA. La mujer de hierro se astilla con las quejas de su hermana menor ante el amor de la vida de su hermana. Interesante la manera en que Elionor, decide hundirse en su soledad y ser, como lo dije antes, una mujer de hierro. Sin embargo, después todo, el hierro sucumbe ante el agua. Un libro que debe estar en la biblioteca.

Lectores