martes, 18 de noviembre de 2008

The Design of Everyday Things

Es de mi gusto leer libros de historias y ciencia ficción, sin embargo, aveces hay libros técnicos que llegan a ser tan entretenidos como una buena historia.

El titulado "The Design of Everyday Things" o el diseño de los objetos comunes, es un libro que trata de como las cosas son diseñadas, en el aspecto de usabilidad, o bien, en que tan fácil es usarlas, a la vez que trata de los tantos errores que hay diseños actuales.

Un ejemplo claro, son las puertas. Cuantas veces no te topas con una que no estas seguro si es empujar o jalar; mas de una vez me he chocado contra una que solo debía jalar en vez de empujar. Si tan solo las cosas fueran claras y simples, todo seria mas fluido. La gente podría concentrarse en lo que quiere hacer, en vez de preocuparse en como hacerlo.

Es una idea muy simple pero yo siento que es importante. Piénsalo. Porque los aparatos tienen que tener tantos botones, o peor, poquitos que hacen muchas cosas a la vez. Porque los que hicieron una estufa ponen los controles de forma que tienes que probar cual controla el apagador de atrás y cual el de adelante. Claro que podrías poner una etiqueta para saber cual es, pero eso ya rompe con la idea de un buen diseño.

Un buen diseño es aquel que no ocupas ni pensar para saber como se usa. Que sea simple e intuitivo; que no presiones a la persona a aprender algo nuevo.

Hay casos feos de mal diseño, que pienso muchos entenderán, que llegan a ser las mismas computadoras. Me sorprende la cantidad de gente que dice no ser buena en computación, o que se siente 'tonta' por no poder manejar un programa. El que tiene la culpa es el que hizo el programa, el que diseño la interfaz, pero nunca el usuario.

El leer este libro me ha hecho pensar en muchas cosas así. Ciertamente, me hace ver al mundo un poco diferente; observando las cosas y viendo que obstruye y que ayuda.

Creo que una diseñadora gráfica podría entender la importancia de que el mensaje sea recibido claramente sin esfuerzo. Y una psicóloga sabría el dilema de la gente sintiéndose culpable por no poder manejar un objeto es intrisicamente difícil de usar.

1 comentario:

Wins Caballero dijo...

Wow, increible, me parece fascinante el libro; dónde lo compraste?

La verdad, hoy me felicitaron por dos diseños que hice y me sentí muy feliz que el cliente que nunca le gustan mis diseños me haya dicho en un frase seca y sin chiste: "me gustó".

Lectores