viernes, 13 de marzo de 2009

El Salón del Libro de París se abre el viernes con colores mexicanos

Este reportaje salió en los anuncio de la página principal de hotmail y me pareció importante publicarla. ------------------------------------------------------------------------------------------------

El Salón del Libro de París abrirá sus puertas al público el viernes con los colores de México, invitado de honor de esta edición, que contará con la presencia de cerca de 40 escritores mexicanos, desde el más célebre, Carlos Fuentes, hasta autores de lengua maya, como la poeta Briceida Cuevas Cob.

Carlos Fuentes, Martín Solares, Jorge Volpi, Jordi Soler, Paco Ignacio Taibo II, Enrique Serna y José Agustín son solo algunos de los protagonistas del certamen literario
Como preámbulo y ya antes de la inauguración, prevista este jueves por la noche, Carlos Fuentes daba el miércoles una conferencia sobre la novela latinoamericana en la Biblioteca Nacional de Francia.
El pabellón mexicano del Salón, un espacio de mil metros cuadrados diseñado por el arquitecto Bernardo Gómez Pimienta y titulado 'Mosaico de diversidad', permitirá un viaje completo por las letras mexicanas, desde los escritores más célebres hasta los jóvenes talentos, y la industria editorial del país.

Fernando del Paso, Jorge Volpi, Elena Poniatowska, Paco Ignacio Taibo II, Gonzalo Celorio, Vicente Leñero, Jordi Soler, Fabricio Mejía Madrid, Guadalupe Nettel e Ignacio Padilla son algunos de los escritores que estarán presentes en el Salón.

"Es una representación de la variedad de nuestras letras, que son el corazón de nuestra cultura", señala a AFP Mónica González Dillon, directora de promoción del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA) de México, recalcando que "uno de cada cuatro hispanohablantes del mundo es mexicano".

En cuanto a la representación de las lenguas indígenas, aunque sólo dos escritores, los poetas Briceidas Cuevas Cob (de lengua maya) y Juan Gregorio Regino (de lengua mazateca), integran la delegación mexicana, González Dillon señala la calidad de ambos y recuerda que las más de 60 lenguas indígenas de México tienen esencialmente una literatura de tradición oral.

El Salón del Libro de París abrirá sus puertas al público el viernes con los colores de México, invitado de honor de esta edición, que contará con la presencia de cerca de 40 escritores mexicanos, desde el más célebre, Carlos Fuentes, hasta autores de lengua maya, como la poeta Briceida Cuevas Cob.

Cuevas Cob y Regino tendrán los honores de una presentación especial en el Museo del Quai Branly.
En el pabellón estarán representadas las principales editoriales de México, pero albergará también una exposición de objetos-libros creados por artistas mexicanos y un espacio dedicado a los encuentros de los escritores con el público.

Otro espacio del Salón, el Club de la Juventud, se vestirá asimismo con los colores de México. El espacio, dedicado a los jóvenes lectores y diseñado también por Gómez Pimienta, propondrá una exposición de obras de jóvenes dibujantes mexicanos y un taller dedicado a la literatura de México.

Los diversos espacios de animación del Salón (Plaza de los libros, salas de conferencia, Lector Estudio, etc.) resaltarán también la cultura y el sentido festivo de los mexicanos.

Los organizadores prometen un "concentrado de cultura mexicana", "reflejo de una nación llena de vida y alegre, en la que existe una larga y profunda tradición cultural", pero que es al mismo tiempo "un país en constante renovación".

Alrededor del Salón del Libro, se han programado diversas exposiciones de arte y ciclos de cine.
"La idea es dar a conocer el México actual, un país contemporáneo y universal, pero que no reniega de su tradición, sus raíces, sus colores ni sus sabores", resume Mónica González Dillon.

El Salón del Libro de París es una de las mayores manifestaciones culturales europeas abiertas al público y recibe cada año unos 1.200 editores, 3.000 autores y cerca de 180.000 visitantes.

1 comentario:

Wins Caballero dijo...

Igualitas a las Ferias de libro que tenemos aquí en Monterrey. -Es broma-

Lectores